jueves, enero 08, 2009

Temas sugeridos

Sugerencia de nuestro amigo Del Porvenir:

Le apunto tema Maese, "El rancio y el deporte".
¿Puede o no puede practicar deporte el rancio? ¿Cuales sí y cuáles no?
¿Cuál debe ser su actitud ante la dualidad Betis Sevilla y el "furbo" en general?
¿Y con el deporte de los niños?
Feliz 2009

Y otro tema, en esta ocasión de Gazpacho de Arepa:

Me uno a mi vecino de arriba (a ver si es verdad que quedamos algún día cuando coincidamos Edu y yo) y le apunto otro tema, Maese:
¿Es rancio el clásico progre sevillano que desde el 77 no se quita la kefia, vulgo “pañuelo palestino"?
A ese que vemos como funcionario calentando asiento en cualquier oficina, ya sea del Ayuntamiento, la Diputación o la Junta, siempre con El País a la vera.
El mismo con el que siempre se tropieza uno con cara de "pasaba por aquí" en medio de una bulla un Viernes Santo por la mañana en la calle Feria...
Se les ve venir de lejos, no es difícil: tienen todos un aire entre Aute y Paco Ibáñez.
Me lo preguntaba el otro día por la mañana comprando regalos, cuando me los crucé por la calle Tetuán a todos ellos en Santa Peregrinación por la Libertad del Pueblo Palestino. Me quedé un rato observándolos y me dije: coño, ¿y estos no son rancios? Ni el Rosario de la Aurora de la Pura y Limpia.

13 Comments:

At 6:11 p. m., Blogger plazalianza said...

El rancio va al gimnasio y vuelve a casa dejándose ver con la toallita por el cuello. Chandal del año catapum (yumas, arkapen, adidas con las 3 hojitas,...) incluso echando un cigarrito para demostrar que va sobrao. Idem del idem si viene o va a jugar al paddle.
El rancio es sevillista por definición, los rancios béticos están en otra dimensión. Rancio tela ir al fútbol el domingo por la tarde después de la función de la hermandad, harto de tinto de la fraternal comida con su pdazo de traje y el escudito en la solapa, Eduardo Dato / Palmera arriba.
El rancio no quiere saber de los niños que jueguen al futbito (denominación rancia) o al baloncesto si son niñas, en el colegio y se acabo lo que se daba, salvedad hecha del paddle, deporte de fin de semana en el club. Los deportes exóticos, como Obama, se perdonan en excepciones justificadas: el hockey patines si el chiquillo está en el claret, la vela si veranean en El Puerto, y muy poquito más.

Respecto a los progre-rancios nada que añadir. Que les gusta a algunos decir eso de me han liado, yo nunca había visto una procesión de estas...

 
At 11:51 p. m., Blogger jam said...

El deporte rancio por antonomasia es el dominó, o el dómino como dicen ahora. Se juega tanto en el Casino como en la Taberna la Trabajadera. Salu2

 
At 12:00 a. m., Blogger del porvenir said...

¡Yumas y Arkapen! jo,jo buscando en el baul de los recuerdo uh, uh, uh,...
Hay deportes de rancios y deportes de pija. No mezclar el dómino o el fútbito, jugado con polo con cuello de dos botones, con el golf o esquiar o decir que se esquía en Sierra Nevada.

 
At 11:06 p. m., Blogger MaeseRancio said...

¿Y esos botines Paredes? ¿no eran rancios?

¿Y esos botines Yumas azules con tres rayas blancas como los que usaba Starsky?
También había otro modelo de Yumas que eran blancos y con las rayas en naranja que eran los que usaban los "canis" de la época.

O los azules de tela de marca "La tórtola" también conocidos como los "adidas costalero".

De aquí se puede sacar un tema "spin-off" que diría un cinéfilo cursi: la ropa de deporte de cuando el rancio iba al cole.

Las calzonas siempre azules, sin marca por supuesto, compradas en Lirola. De tela más recia y basta que un cerón que te dejaba la entrepierna "escocía". Camiseta del algodón del cole correspondiente que daba una caló en verano...
Y los correspondientes botines La Tórtola.
Aunque había algún compañero que usaba botas ortopédicas y que también llevaba en las clases de gimnasia.

Ya de un poco más mayor usaba ropa de deportes comprada en Arza. No era Adidas, pero uno medio podía presumir de marca.

 
At 12:43 a. m., Blogger La gata Roma said...

El rancio también es muy de apuntar al niño a remo, en el Naútico si se es rancio de segunda generación, y en el Labradores dsi es rancio de la primera hornada. Se le comprará al niño un mono, en rancio se dice “platanito” con siete u ocho años, y el niño lo estirará hasta sus buenos 16 o 17, que se verá que está algo descolorido y cortillo, pero eso le da solera al tema. De mayor, este niño rancio recordará lo que ligaba siendo remero, y tendrá amplio abanico de batallitas en el Guadalquivir, cuando se dedique al levantamiento de vidrio en barra fija, que es el deporte rancio por excepción según creo. Evidentemente, este último se compatibiliza con:
A Arreglar las hermandades
B Pontificar sobre toros
C Arreglar la ciudad, la sociedad y el mundo en general

Sobre el otro tema no opino porque tengo un palestino morado Gran Poder y negro, y no sé dónde me sitúa eso.

 
At 1:15 p. m., Blogger Chevalier A. Dupin said...

Para rancio, jugar al balonmano en Maristas o San José. Los jesuitas eran más del fútbol y el Claret de hockey.
El paddel no es nada rancio. Como lode irme a nadar de aquí a cinco minutos.
Por supuesto, los rancios béticos somos de otra galaxia del universo loperiano.
BÉTICOS DEL UNIVERSO ESTÁBAMOS EN LA UVI Y ALLÍ SEGUIMOS.

 
At 3:14 p. m., Blogger del porvenir said...

¡Y en el Alfonso X Chevalier!, no nos olvide a los balonmanistas del Porvenir

 
At 7:52 p. m., Blogger gazpacho con arepa said...

Un rancio de pedrigie nunca hace deporte. Cómo mucho, intenta meterse en la Junta Directiva del Antares o del Naútico. Eso es lo más cerca del deporte que podrá estar ese rancio.
Gata, tu no habías nacido en el 77, ¿verdad?. Entonces no te preocupes que no te colocaremos en los rancios progres

 
At 8:27 p. m., Blogger del porvenir said...

Creo que hay un error de base en los últimos comentarios. Señores, los rancios que lucen de tales siempre han sido más del Labradores (ellos lo llaman "El Círculo") y por supuesto del centro, de la calle Pedro Caravaca, no de los Remedios. De pelarse allí, de ver las cofradías en los butacones,...
Con relación al fútbol creo que el verdadero y conspicuo sevillano clásico es de verlo callado, dejando que los de su alrededor vociferen, él sufre y goza en silencio...

 
At 9:33 p. m., Blogger La gata Roma said...

No no, nací casi una década después pero andaba preocupada, porque tengo mis dudas de cómo el “rancioprogre” se pone el palestino en cuestión, que se está quedando atrás el estilo enrollaito, y se lo ponen como bufanda mundana..
Y si que es cierto que el padre del remero, no se quita la tiradora, y ve al niño competir desde el bar, las escasas veces que va, pero es más del Círculo si, dónde luego celebra las BBC…

 
At 6:15 p. m., Blogger MaeseRancio said...

Con la venia, don Paco. Propongo otro tema que puede dar mucho jugo: Los regalos de Reyes.
¿Qué regalos hemos recibido los rancios por Reyes? ¿qué hemos regalado los rancios?.
¿Es rancio "re-regalar" lo que recibimos el año anterior y no nos gusta o tenemos repetido?
¿Qué tiendas tiene los regalos más rancios?
¿Qué regalos no son rancios?

 
At 7:18 p. m., Blogger eres_mi_cruz said...

El pañolito
Una de amantes en celo.

En la cúspide del particular olimpo aliviatorio de Manuel, nuestro rancio okupa, estaba el mito... lo más... el potorro de la Nasarre...
cuando la falta de motivación alargaba sus encierros, allí siempre estaba ella para concluir... con sus pedaleos y su trapecio multicolor... que encogía y ensanchaba según los ciclos lunares...
Pero un fatídico día su Hera Argiva cayó...

Manuel llegó temprano al gimnasio donde quedó en recoger a una compañera de trabajo...
como buen rancio, los gimnasios le daban sarpullidos... pero quiso confirmar por satisfacción personal y para mejorar su autoestima... que allí sólo había maricones en aceite y pestazo a vaselina...

¡Oo-oo-ooooh ooooooooh! ¡mi madre!...
ante Manuel se abrieron las puertas del infierno.
De repente cayó en la cuenta de que cuando la Nasarre se agachaba la cámara ¡siempre la enfocaba de frente!...
¡existía la cara oculta de "Puesta a punto"!...
y esos maillots... ¡aparecían y desaparecían!...
la vida de Manuel cambió para siempre...

Se apuntaba a los gimnasios hasta que lo echaban...
siempre lo descubrían... y eso que tomaba todo tipo de precauciones: usaba gafas de sol...
pero aun así resultaba raro verlo haciendo pesas en la sala de aerobic junto al espejo...
o al fondo de la sala de spinning...
además siempre lo llamaban al móvil y hablaba y hablaba con la oreja paralela al frente de la sala... un día se lo olvidó encima del sillín de una bicicleta con tan mala suerte que una muchacha lo absorbió... hombre... no deja de ser un accidente... y no lo hubieran echado si la cámara del teléfono no hubiera estado grabando...

Se fue distanciando de su mujer y ella de él...
comenzó a escamarle un tío con kefia que cada vez con más frecuencia se cruzaba con él en el portal y le daba las buenas tardes cuando salía para el gimnasio...
preguntó a su mujer y ella le contestó que era Daniel su suministrador habitual de aloe vera... respuesta que tranquilizó a Manuel ya que efectivamente venía notando en el rostro de su mujer cierta expresión mucho más suave que la habitual... y en su dormitorio olía a pachuli...

Aquel día había pocas muchachas en el gimnasio...
no sé qué echaban en la televisión de un tal Efrén que elegía novia, una mierda de esas...
Manuel volvió pronto a su casa...
los gritos se oían desde la calle:
¡¡¡perra judía!!!!, ¡¡¡perra judía!!!...
y era textual... porque a Daniel, el vendedor de aloe vera, su mujer le estaba haciendo...
la perra judía...
a cuatro patas y el rabo en su sitio...

Manuel es rancio ejemplar y en los momentos claves es donde un rancio demuestra que es un hombre...
o un hombre demuestra que es un rancio...
se dirigió a Daniel y...
como al parecer su mujer le había hecho la escena del pañolito de Victoria Abril y Jorge Sanz en Amantes...
le extrajo con determinación y de un sólo tirón la kefia del culo...
y dictó sentencia:
¡En mi casa no entra esto!
tiró la kufia por la ventana...
¡y mucho menos delante de mi mujer!
Manuel se acostó en la cama y se arropó...
¡Buenas noches!
y en la tele... Efrén por fin se decidió.

 
At 2:00 p. m., Blogger JAIME said...

A Maeserancio: Se te ha olvidado el detallito en los Paredes del "Modelo Rafael", escrito como si fuera a mano.
De todas formas yo creo que el rancio,rancio, no hace deporte, es mas, con el "ducado" en la mano y muy canijo despotrica de los que lo hacen.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home